El primer hijo espiritual de María

Julio 01, 2019
Origen: fsspx.news

Cuando María salió de su casa en Nazaret para ir a la casa de Isabel, Jesús no tenía ni un día de vida ni una presencia física notable en su vientre. Pero por la fe María sabía que Él estaba allí, y por la fe fue a visitar al Bautista de 6 meses de edad en el vientre de su anciana madre. Aunque Ella era la Madre del Redentor, Ella saludó humildemente a Su prima mayor Isabel como la costumbre lo requería. La belleza de sus gestos y la gracia de sus palabras fueron dignas de la presencia de Dios hecho hombre en su interior y se convirtieron en los instrumentos del propio Bautismo de Juan. Porque cuando Isabel oyó el saludo de María, su hijo saltó de alegría. Entonces Isabel fue colmada del Espíritu Santo y habló por el espíritu de profecía: "¿Cómo es que la Madre de mi Señor ha venido a mí?" Ella sabía que algo grande había sucedido dentro de ella.

Juan había sido bautizado por la voz de María llevando la gracia de Cristo a él en el vientre de su madre. La voz de María fue el instrumento de su regeneración espiritual y por eso Ella se convirtió en su Madre espiritual.

La maternidad espiritual de María de San Juan no se limitó a eso. Aunque Juan y Nuestro Señor vivieron separados hasta que se encontraron de nuevo en el Bautismo de Jesús 30 años más tarde, la cooperación consciente y amorosa de María con Jesús en su vida escondida fue comunicada a San Juan en las gracias de su niñez y juventud. Aunque vivían a kilómetros de distancia, tanto Jesús como Juan estaban creciendo en sabiduría y gracia con la misma Madre, la una físicamente y la otra espiritualmente.  Jesús creció en compañía de María, y Juan creció en el desierto, aprendiendo las Escrituras y meditándolas bajo la guía del Espíritu Santo.  Cuando Juan y Cristo se encuentran por primera vez al borde del Jordán, muestran una familiaridad que sólo puede provenir de un conocimiento íntimo - el conocimiento íntimo que es el privilegio especial de María, su Madre común.

Este conocimiento profundo de Cristo es un derecho especial de todo hijo espiritual de María, y por la familiaridad con la Madre a través de la recitación seria y contemplativa del Santo Rosario, se aprende rápida y seguramente. ¡Ave María!